martes, 17 de enero de 2012

La encrucijada de Iberia

Por Ricardo J. Delpiano vía En Vivo desde SCL

La principal aerolíneas española no la he tenido fácil. A lo largo de su historia ha debido enfrentar crisis de distinto tipo que la ha ubicado en varias oportunidades en complejas situaciones. Sin embargo y a pesar de ello, la aerolínea ha logrado mantenerse a flote y consiguiendo además abrirse camino en la reorganización del mercado aéreo mundial con la creación de IAG, empresa resultante de la fusión con British Airways.

Al igual que para su socia, la fusión representa para Iberia la posibilidad de mejorar su posición en el mercado global y hacer frente a la creciente competencia tanto de grandes aerolíneas europeas (Air France-KLM y el Grupo Lufthansa) como de otras regiones, las cuales han penetrado con fuerza en el mercado natural de Iberia. Sin embargo, la aerolínea española mantiene tareas pendientes que debe atender: el mercado doméstico español en donde Iberia todavía no consigue revertir su caída en la cuota de mercado, producto de la fuerte presencia que las aerolíneas low cost poseen en ese país, que ha provocado que la compañía no pueda cobrar precios altos, debiendo competir con otros recursos o en forma directa.
A pesar de ser la más emblemática aerolínea española, Iberia ha sido desplazada en el propio mercado doméstico el cual es hoy un "pozo sin fondo" para la aerolínea. Foto: Alejandro Ruiz

EasyJet, Air Berlin y Ryanair, son sólo algunos de los nuevos actores a los cuales Iberia ha tenido que hacer frente, además de la competencia tradicional de Air Europa y Spanair. Buscando mejorar su posición, la española ha intentado de todo, desde su Iberia Regional a través de la valenciana Air Nostrum hasta la creación de su propia aerolínea de bajo costo: Clickair, para después fusionarse con Vueling. Hoy a través de esta low cost española, Iberia logra mantener una participación en este segmento y tratar de paliar el avance de sus competidoras.

Sin embargo, la participación en Vueling pareciera no ser suficiente para Iberia, pues en octubre del año pasado anunció el lanzamiento de una nueva filial low cost, proyecto que más que entregar soluciones vislumbra un futuro poco claro para esta compañía, especialmente por los fracasos que han tenido proyectos similares, algunos de ellos muy cercanos como el de GO de British Airways. Es que son pocos los casos que se pueden llamar exitosos de poseer una filial de bajo costo al interior de otra compañía, ya que terminan generando resultados contrarios para los cuales fueron creadas. Casi todas las low cost creadas como filial de alguna “legacy carrier” (aerolínea tradicional) han terminado cerradas: Go, United lite, United Shuttle, Delta Express, TED, MetroJet, Song, etc.

A pesar de los antecedentes, Iberia está mentalizada a sacar adelante su nuevo proyecto, al cual tiene fe de que será la salvación que ponga fin al pozo sin fondo que significan los vuelos dentro de España para esta aerolínea. Iberia Express fue anunciada en 2009 con la intención de iniciar operaciones en 2010, pero diversos problemas han retrasado su puesta en marcha hasta este año. Uno de ellos es la fuerte oposición de los pilotos, quienes agrupados en SEPLA, quienes argumentan que sería una estrategia para vaciar Iberia y que se opone al contrato que permite externalizar operaciones.

Para hacer frente al directorio, los pilotos de Iberia organizaron distintas jornadas de huelga donde las últimas cuatro obligaron a cancelar 800 vuelos, afectando a 40 mil pasajeros, según cifra el diario El País. A pesar de las consecuencias que esto trae para la propia aerolínea como para todos sus pasajeros, ninguna de las dos partes han flexibilizado sus posiciones haciendo difícil vislumbrar una solución al conflicto, más aun cuando los pilotos han anunciado nuevas jornadas de huelga a las cuales podrían sumarse los tripulantes de cabina.

A pesar de la creciente oposición de los empleados, Iberia Express ya tiene fecha y espera ser lanzada el próximo 25 de marzo, contando desde ya con un código IATA propio (I2 que significa Iberia 2) de la misma como hoy lo posee Vueling. Mientras tanto, la principal compañía española continúa perdiendo terreno en su propia casa: Ryanair es ahora la principal compañía aérea en España por concepto de pasajeros transportados con 32,3 millones en 2011 (21% más que en 2010) frente a los 22,6 millones de Iberia. A esto se debe agregar la cuota de mercado que la compañía ha cedido a Vueling y a Air Nostrum. Quizás sólo puede considerarse como un pequeño alivio, la crisis que enfrentan Air Europa y Spanair.

Junto a ello, Iberia deberá estar atenta también a los cambios que se puedan generar en dos actores importantes en el mercado aéreo español, especialmente luego que Etihad comprara parte al capital de Air Berlin o con la posible entrada de Qatar Airways a Spanair.